PARACAÍDAS: Alianza PRI-PAN para 2021

– Rogelio Guedea ///

La rumorología política en Colima advirtió desde hace ya varias semanas de una reunión entre el gobernador Nacho Peralta, su primo Pedro Peralta y el ex candidato a la gubernatura Jorge Luis Preciado a fin de resolver el nudo gordiano electoral de 2021, donde se elegirá de nueva cuenta a gobernador, munícipes y diputados locales y federales. Se dice que en esta reunión se concertó que el PRI y el PAN harían alianza para vencer la oleada morenista. De esta reunión no sólo se resaltó el conciliábulo prianista, sino otras varias cosas más: la primera, la reconciliación de Pedro Peralta con Jorge Luis Preciado y, sobre todo, la toma de estos de las riendas del PAN, a través de un candidato común que recayó en Alejandro García, mejor conocido como El Mono, quien finalmente se impuso en la elección (como estaba previsto) contra Paco Santana, un candidato que en poco tiempo, hay que decirlo, logró reafirmarse con una buena canditatura, finalmente malograda. De más está decir que el PAN quedó sensiblemente dividido otra vez. El Mono, apoyado por peraltistas y preciadistas, ganó una elección poniendo a las bases por delante, mientras que Paco se apoyó en las élites panistas, consiguió hacer converger a ex diputados federales, ex senadores, ex candidatos a la gubernatura, etcétera. Con respecto a que El Mono se alzó gracias a las bases panistas, obviamente se argüirá que esto es un embuste y demás, pues lo suyo fue en realidad pura y simple compra de votos, pero en estricto sentido (con compra o no de votos) ganó en virtud de estas bases, ya que la élite panista estaba con Paco Santana. El control del PAN lo tienen ahora, en síntesis, Pedro Peralta y Jorge Luis Preciado, según la rumorología apoyados por el gobernador Nacho Peralta, quien ha consentido que Preciado Rodríguez sea el próximo candidato panista a la gubernatura, lo que no es nada improbable, pero esto así cristalizaría aun cuando no tenga este apoyo mencionado del Ejecutivo estatal priista, dadas las condiciones actuales. Todo esto, insisto, es lo que se ha ventilado en la prensa local, digital o no, y entre los opinólogos de nuestra entidad. Si esto es así, yo levantaría las cejas unos dos centímetros, por una razón: ¿quién saldría ganando de este supuesto conciliábulo entre Peralta Sánchez y Peralta Rivas-Preciado Rodríguez? Saldría ganando Peralta Sánchez, un gran honor sería que lo tengan por el mentor y mecenas de una estrategia que, para que resulte, faltan todavía casi tres años, tres años en los que yo, por lo menos, he visto de todo, entre otras cosas traiciones, deslealtades, demagogia, mentiras, hipocresías, todo eso que constituye nuestra política nacional y local. Por eso, da igual si existe en este momento una alianza entre el gobernador Nacho Peralta y los Peraltistas-Preciadistas, lo que realmente es importante es que los Peraltistas-Preciadistas consiguieron el control del PAN y tendrán que hacer una labor titánica para legitimar a este instituto político de cara a las elecciones de 2021, legitimarlo tanto al interior del propio partido (dividido y lleno de inquinas) pero también ante la sociedad, pues tendrán que ofrecer para entonces candidatos atractivos moral y políticamente si no quieren sufrir otra derrota estrepitosa como la pasada. Ya iremos viendo cómo se va hilvanando y deshilvanando esta madeja ante un escenario que se impone complejo y hasta tenebroso.