PARACAIDAS: Cuatro a la gubernatura colimense:

Claudia Yáñez, Jorge Luis Preciado, Locho Morán y Walter Oldenbourg
– Rogelio Guedea ///

Las condiciones están dadas y, aunque en política el azar a veces es Dios, ya están perfilados los que podrían ser los candidatos a la gubernatura de Colima por parte de los diferentes y más fuertes institutos políticos, sin descartar que vayan otros por la vía independiente. Veámoslos en contexto: por Morena, fuerza mayoritaria en nuestra entidad, se perfila Claudia Yáñez Centeno, por encima incluso de Indira Vizcaíno, y por cualquiera de los legisladores y ediles morenistas. Lo anterior  por varias razones. Indira Vizcaíno lleva una pesada carga por su pasado priista y los actos de corrupción que la ensombrecen, como el Caso Altozano. En cuanto a los ediles de Tecomán y Manzanillo, tendrían que hacer una labor titánica para poder hacer brillar a sus municipios, sumidos en este momento en problemas financieros y de política interna delicada, lo que impediría que sus gestiones brillen con luz propia. Con respecto a los legisladores morenistas, ya lo vimos: apenas son congruentes con ellos mismos, a muchos les falta capacidad y oficio político y a otros los persiguen pasados delincuenciales que no creo que su Movimiento de Regeneración Nacional avale para un cargo de tal envergadura. El caso de Claudia Yáñez Centeno, en cambio, tiene muchos positivos: como lo dije en un análisis que hice durante la pasada campaña, Yáñez Centeno no tiene un pasado de corrupción que la persiga, es mujer (cosa que hoy en día se pondera mucho), es hermana de uno de los cercanos de López Obrador y, hasta el momento, está dando pasos importantes como legisladora, con intenciones de ayudar a la sociedad colimense. Por si esto fuera poco, su cargo es de resonancia nacional (es una diputada federal) y esto le da una perspectiva más amplia de las problemáticas tanto del país como de nuestro Estado. Está nada más en que Claudia Yáñez no se equivoque en sus funciones para que sea la candidata natural de Morena a la gubernatura en 2021. Ahora bien, con respecto a al PAN, la suerte está echada y seguramente el candidato a la gubernatura volverá a ser Jorge Luis Preciado Rodríguez. El argumento es el siguiente: el próximo líder del panismo local será el ex diputado Alejandro García Rivera, quien es gente del equipo del hoy diputado federal Preciado Rodríguez. García Rivera lleva en su fórmula como su secretario general a Alberto Partida, quien es gente del equipo de Pedro Peralta Rivas, lo que habla de un binomio que no parece tener rival en la contienda que se está por librar. Pedro Peralta no tendrá para entonces el capital político que tendrá Preciado Rodríguez, en virtud de que aquel está identificado con el gobernador Nacho Peralta y éste está en funciones de diputado federal, con el añadido de ser aliado del nuevo dirigente nacional, Marko Cortés, de quien seguro tendría su venia para la candidatura. Además, Preciado Rodríguez hizo un buen trabajo como senador y fue un excelente candidato a la gubernatura, al punto de que incluso le fue robada la elección. De no cometer, pues, ninguna pifia mayúscula, será nuevamente el próximo candidato a la gubernatura. Con respecto a Movimiento Ciudadano, sin duda Locho Morán se perfila como su candidato natural. Locho ya fue edil capitalino en una ocasión y fue bien evaluado por la sociedad, de ahí que le ratificaran su confianza en esta ocasión. Fue también candidato a la gubernatura en la pasada elección y  ello le amplió el radio electoral más allá del municipio colimense. De igual modo, tiene que hacer un trabajo impecable (sanear las finanzas, armonizar al sindicato, etcétera) para evitar que el círculo virtuoso se le convierta en vicioso. Por último, con respecto al PRI, mi perspectiva sigue siendo la misma: que a reserva de que el PRI se anime a hacer un cambio profundo, en este preciso momento la opción que se ve más viable es perfilarse con un candidato que no tenga la carga negativa que ya traen los mismos priistas de siempre. Aventuro a Walter Oldenbourg, recién nombrado secretario de Fomento Económico, porque es el fichaje que más se parece a un no priista con capacidad metido en el cajón de los priistas incapaces pero con la consigna de servir de la mejor manera a la sociedad. En el trayecto podrán surgir para el PRI nuevos candidatos, pero –insisto- tendrán que tener un perfil limpio, ciudadano y un atractivo electoral que impida que este instituto político termine llorando por, ya lo sabemos, la calle de la amargura.