Presentan obras estudiantes del taller experimental de teatro

“El Taller Experimental de Teatro Universitario es un espacio donde, a través de esta disciplina
artística, los participantes adquieran herramientas útiles para la vida diaria que les permiten
desenvolverse, controlar emociones y transformarse a sí mismos”, afirmó la actriz, dramaturga y directora del taller, Carmen Solorio García, durante la presentación de “Ausencias” y “El que llora pierde”.

El ejercicio escénico “Ausencias”, que se inspira en el texto “Conmemorantes” de Emilio Carballido, fue presentando ante más de 200 personas. Dirigido por Carmen Solorio con apoyo del entrenador corporal Pedro Segoviano, aborda el tema de los desaparecidos en el conflicto de 1968 en México.

Apenas se abre el telón pueden apreciarse, al centro del escenario, personas atadas con cinta
blanca que se conectan unas con otras y tienen delante de sí una línea de tiempo con recortes de
periódicos, en los que resaltan textos en rojo que dicen “Se busca” y “Desaparecido”, junto a fotografías de rostros humanos.

Fue difícil respirar para el público. Las luces y la escenografía transformaron el foro en un espacio
opaco, vacío y triste donde apenas se escuchaban los pies descalzos de los actores.

Uno de los momentos clave de esta puesta en escena ocurrió al final, cuando el elenco traspasó el
escenario hacia las butacas del recinto y deslizó, por encima de la audiencia, el listón blanco y la línea de tiempo con fotografías de personas desaparecidas y mensajes de búsqueda.

En palabras de la reconocida dramaturga Carmen Solorio, “el ejercicio se trató de una exploración
emocional, corporal y vocal que llevó a los estudiantes a interiorizar sus propias ausencias y las de otros, además de permitirles empatizar con los sentimientos de angustia, miedo y desesperación de padres, madres e hijos que sufren este tipo de ausencias”.

“La puesta en escena busca provocar en el espectador una llamada de atención hacia la indiferencia que, en este caso, es también una ausencia. Son ausencias que nos atrapan a todos como sociedad”, explicó Carmen Solorio.

Posteriormente, continuó la noche con “El que llora pierde”, una adaptación del texto “Los niños
prohibidos”, de Jesús González Dávila. Se reestrena con la actuación del grupo de avanzados de dicho
taller y con el debut de dos nuevas actrices. La dirección es de Carmen Solorio.

“El que llora pierde” consta de tres escenas sobre la violencia y el abuso infantil. Estas historias
mantuvieron al público en suspenso por el fuerte contenido, ya que abordan la irresponsabilidad de
algunos adultos.